Cómo actuar si tu pequeño sufre un ataque de piojos

Cómo actuar si tu pequeño sufre un ataque de piojos

Raro es el año en que en nuestra guardería infantil en Málaga no descubrimos que alguno de nuestros alumnos no sufre de pediculosis. Hablamos de un problema que, cada año, afecta a más del 60% de la población infantil de nuestro país, por lo que lo realmente extraño es el centro escolar en el que, a lo largo del curso, no aparece ningún caso.

En contra de lo que mucha gente piensa, los piojos no aparecen por falta de higiene. Se le puede lavar la cabeza a un niño todos los días pero eso no va a evitar el contagio, a lo sumo, utilizar un buen suavizante hará más difícil que las liendres, los huevos de estos insectos, se puedan agarrar al cabello. La única medida eficaz es la prevención y la vigilancia diaria: Utilizar cada día una lendrera, esos peines de púas muy finas que arrastran liendres y piojos. Si compruebas que tu pequeño es portador, pregunta en cualquier farmacia por un buen champú anti piojos y sigue al pie de la letra sus instrucciones de uso.

Eso sí,  si descubres que tu pequeño es víctima de estos insectos, te rogamos que te pongas en contacto con nuestra guardería infantil en Málaga para que podamos avisar al resto de los padres para que revisen a conciencia a sus pequeños. Por lo general, basta con que uno de los alumnos los tenga para que, en sólo una mañana, todo el resto de la clase se los lleve contagiados. Esa costumbre de los pequeños de juntar sus cabezas cuando juegan, cuando pintan o cuando leen es suficiente para que estos molestos insectos salten de uno a otro.

Desde el  Centro de Educación Infantil Piola rogamos a los padres que, cuando descubran un caso, mantengan a su pequeño en casa hasta que se hayan eliminado para evitar nuevos contagios.